Jueves 25 de Febrero de 2021

Hoy es Jueves 25 de Febrero de 2021 y son las 11:10 ULTIMOS TITULOS:

  • 25º
  • Soleado

PROVINCIALES

5 de septiembre de 2018

“Estamos haciendo lo que hay que hacer y el Nación acompaña impulsando la actividad productiva”

“Mas allá de la turbulencia económica, cambiaria y financiera de los últimos meses, el Nación sigue comprometido con el impulso a la producción”, aseguró en una entrevista con El Litoral. Destacó al aporte de microcréditos y el apoyo a la construcción de viviendas.

En medio de la “tormenta” que azota al país por la nueva escalada del dólar hasta casi $40 y una inflación que no da respiro, hablar de toma de crédito pareciera una cosa irrisoria. Al menos, postergable. Pero el apoyo crediticio de una entidad clave para la economía argentina, como lo es el Banco Nación, pasa a jugar un papel preponderante como herramienta estratégica para tratar de contener a los que más padecen la crisis. Asimismo, puede convertirse en una señal de aliento estatal para recuperar la confianza y ayudar a desarrollar proyectos productivos que, posteriormente, puedan cooperar en un plano general a superar un escenario tan complicado como el actual.
En esa misión está embarcado el Nación, según destacó su presidente, Javier González Fraga, en una visita a la ciudad de Corrientes.
“Más allá de la turbulencia económica, cambiaria y financiera de los últimos meses, el Banco Nación sigue comprometido con el impulso a la actividad productiva. Tenemos una visión positiva del proceso. Entendemos que han cambiando las reglas internacionales, agravada por nuestra propia sequía y la dependencia al financiamiento internacional, que nos han obligado a cambiar de política. Como cuando cambian los vientos, hay que cambiar las velas. Pero creemos que se está haciendo lo que hay que hacer, y que las prioridades las tienen claramente fijadas el ahora ministro de Economía (Nicolás Dujovne) y el presidente del Banco Central (Luis Caputo)”, señaló González Fraga en una entrevista con El Litoral.
Previo a este diálogo, el titular del Nación encabezó durante la mañana una reunión con representantes del campo y del empresariado local, con quienes intercambiaron opiniones respecto de temas coyunturales y respondieron consultas específicas sobre el sistema crediticio. Tras el cónclave, en el que estuvo acompañado por gerentes zonales y de sucursales locales, González Fraga mantuvo la charla con este diario, que inició refiriéndose a la situación macro del país.
“Tenemos una visión positiva y acompañamos este proceso y sabemos que más allá de los costos que indiscutiblemente se va a tener que pagar en los próximos dos meses, estamos haciendo lo que hay que hacer y el Banco Nación, más que nunca, acompaña este proceso impulsando la actividad productiva, apoyando a la pequeña y mediana empresa, como a los microcréditos, a la compra de inmuebles, la obra pública, las exportaciones... Todo esto es fundamental porque creemos que el país va a salir adelante estimulando la exportación y la inversión”, afirmó.
—En este contexto, ¿cuál es el objetivo de su visita a las provincias?
—El Banco Nación tiene la vocación de ser federal e inclusivo. Por eso estamos visitando las provincias, reuniéndonos con los gerentes y los referentes de cada sucursal en microcréditos.
Como nunca estamos poniendo mucho énfasis en los microcréditos, que son préstamos que promedian 200 mil pesos y que los damos casi sin contrapartidas de papelerío ni de garantías, a gente que tenga un mini proyecto para, por ejemplo, instalar un quiosco, una panchería, un ‘rv&v’ (alquileres o refacciones de cuartos para turistas), un bar o un taller. Estamos otorgando en el orden de 850 préstamos por semana, y solamente en Corrientes ya dimos más 500, lo cual se lo comenté al gobernador (Gustavo Valdés) en la entrevista que mantuvimos el lunes.
—¿Incluye, entonces, emprendimientos turísticos, un sector que la Provincia busca repotenciar?
—Así es, ahí también se dirigen esos microcréditos, y sirven a quien quiere acondicionar un dormitorio o un baño para ofrecerlos al turista, o quiere acondicionar un bar o un restaurante para mejorar los servicios, o también quiere instalar un local para ofrecer chipá a los turistas. O sea, para todo eso sirve. Pero también para la remodelación de hostería de tres estrellas o para la construcción de cero de un hostel de esa categoría. Además, obviamente, para la actividad industrial y la ganadera.
—¿En la reunión de esta mañana, qué planteos se expusieron desde el sector ganadero local?
—Esta es una provincia esencialmente ganadera y la reunión que acaba de terminar se llevó a cabo con representantes de las distintas sociedades rurales de la provincia. Yo soy ganadero y conozco muy bien la provincia por eso, ya que soy criador de búfalo. Por lo tanto, soy un convencido de que la Argentina tiene que recuperar el podio en materia de exportación ganadera: ya recuperamos cuatro puestos. De haber caído en el puesto once hoy estamos en el séptimo, con lo que aumentó la exportación, y a este tipo de cambio creemos que va a seguir aumentando.
—El acompañamiento a sectores productivos es, precisamente, medular en la banca que conduce...
—Estamos siendo un banco que por carta orgánica está obligado a prestar a la actividad productiva. No somos un banco que puede decidir poner la plata en Lebacs, como puede decidir la banca privada porque por ahí es más rentable. Nosotros estamos obligados a asistir a la actividad productiva y a la familia argentina, por eso salimos con los créditos hipotecarios a 30 años en 2017, y hemos marcado la cancha para que la banca privada salga con lo mismo. Si bien ya no estamos dando tantos créditos como dábamos en abril, igual estamos por arriba del promedio de todo el año pasado: arriba de los 3 mil créditos por mes. Seguimos financiando en este sentido y también la construcción de inmuebles.
—¿Es un buen momento para construir?
—Así como tal vez es más difícil la compra, es más rentable la construcción. Porque como los inmuebles se cotizan en dólares, cuesta construirlos en pesos, ya que los salarios y el ladrillo van en pesos, entonces es un muy buen momento para lanzarse a la construcción de viviendas.
—¿En estas circunstancias, quien tiene un proyecto de construcción puede tener chances de un crédito?
—Le tengo prohibido a los gerentes decir no. Todo se ve cómo se puede hacer, porque hay varios casos. El negocio de la construcción es muy complejo y hay muchas variantes.
—¿Los microcréditos otorgados para qué actividades estaban destinados?
—En el encuentro de hoy hemos escuchados a los referentes del Banco Nación que han dado estos 500 microcréditos en Corrientes, y hay ejemplos de lo más variado. Desde hamburgueserías hasta gente que ha financiado a expertos en ciclismo, o distintas actividades comerciales, a un caso de ‘rv&v’, de quienes alquilan cuartos a turistas, como también hay casos de talleres, heladerías, pizzerías. Fueron de los más variados: negocios de comida rápida, transporte, maxikiosco que se han ampliado, etcétera. Son ejemplos de créditos de 200, 300, 400 mil pesos a gente que no estaba en el sistema bancario.
—En la situación actual del país es vital este tipo de apoyo...
—Por supuesto. Y te insisto con la definición: nuestro Banco Nación hace un hincapié en ser federal e inclusivo. Federal porque estamos dando poder a todas las sucursales, y mi presencia en las provincias tiene que ver con eso. Y a la vez es inclusivo: no vamos a los sectores de ingresos altos como otros bancos, nosotros vamos a los más necesitados. Es decir, a la franja más baja, tratando de alentar los microempredimientos, la compra de inmuebles por parte de los sectores de clase media-baja. Estamos tratando de apoyar a los sectores que el resto de las bancas no apoyan.
—¿Tienen planes para alentar al consumo?
—Con menos entusiasmo, pero los tenemos. Es decir, contamos con ellos, aunque el Nación no es un banco para impulsar el consumo; para eso está toda la banca comercial. Es un servicio más, pero no es que la bandera nuestra sea el consumo. Nuestras banderas son el crédito hipotecario, el financiamiento a la exportación y a la inversión. O sea, lo productivo, tratamos de generar trabajo. Y la base del consumo es la inversión, no al revés.
Esto se ha confundido en la última década: uno creía que el crecimiento económico dependía del consumo, y no. El crecimiento económico depende de la inversión y si hay inversión va a ver consumo.
—Es decir, no alentar la compra de hamburguesas sino sostener al hamburguesero...
—Es muy importante el tema que planteás. Hace 250 años, un gran economista francés de apellido Say decía: ‘Toda oferta crea su propia demanda’. Es decir, si el fabricante de hamburguesas paga salarios para poder producir, esos salarios van a generarle la compra de hamburguesas. No al revés: si vos regalás plata para que la gente compre hamburguesas lo que vas a lograr es que aumente el precio de la hamburguesa. No vas a lograr que aparezcan más hamburgueserías.
Y en cambio, si vos financiás la producción te aparece el consumo, pero si financiás el consumo no necesariamente aparece la producción, a veces aparece la inflación. Este, creo, es un tema que nunca entendió el gobierno anterior y este gobierno lo tiene muy claro: es la inversión la palanca del crecimiento. (GAL).

COMPARTIR:

Notas Relacionadas