Miércoles 27 de Octubre de 2021

ECONOMIA

23 de diciembre de 2018

Al igual que Corrientes, varias provincias buscan financiamiento externo para obras

Chaco ya consiguió un crédito de 47 millones de dólares para pavimento, con ayuda de la Nación. Entre Ríos avanza con las negociaciones y hasta acudiría a China. El gobierno de Valdés tiene aval por $7 mil millones.

El Gobierno provincial logró allanar el camino para financiar obras el próximo año con un aval legislativo para endeudarse por $7 mil millones. Pero no sólo Corrientes seguirá ese camino, son varias las jurisdicciones que apuestan a la misma solución de cara al recorte de obra pública que a nivel nacional se espera para reducir el déficit y cumplir con el Fondo Monetario Internacional.
Los medios nacionales dieron cuenta ayer de que ante el freno de los programas de licitación públicos-privadas (PPP), Nación espera que las provincias puedan acceder a financiamiento externo para obras.
El secretario de Provincias y Municipios del Ministerio del Interior, Alejandro Caldarello, aseguró ayer que “muchos gobernadores están asumiendo préstamos con organismo internacionales para obras de infraestructura, aprovechan que son líneas de financiamiento barato. Por las restricciones presupuestarias que enfrenta, la Nación dejó ese espacio, pero las provincias pueden tomarlo”, argumentó.
Sólo hay que mirar hacia la otra orilla del Paraná para darse cuenta de que el chaqueño Domingo Peppo logró 47 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para hacer pavimento urbano y obras complementarias en nueve localidades. 
En ese mismo sentido, el entrerriano Gustavo Bordet proyecta obras con financiamiento del Fondo Financiero para el Desarrollo de los Países de la Cuenca del Plata, a la vez que sondea posibilidades en China. El Gobierno nacional saldrá como garantía de las provincias para facilitarles el acceso a los programas de préstamos subsidiados con financiamiento de organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo o Banco Mundial.
Algo había anticipado el gobernador Valdés cuando insistía con la necesidad de que Corrientes accediera a créditos el año que viene.
Hay que recordar que la provincia tiene aval de Nación  para  endeudarse por 405 millones de dólares, de los cuales 300 millones serán destinados a la instalación de una planta de celulosa en Ituzaingó. El resto será para líneas de transmisión energética de 132 kV, por un total de 75 millones  y 30 millones para seguridad y conectividad.
Los avales incluidos en las modificaciones al proyecto de Presupuesto 2019. En la región, Chaco y Misiones también fueron beneficiadas. Según se detalla en la planilla del proyecto, el plazo mínimo que tiene Corrientes para conseguir la aprobación del empréstito es de 3 años.
La autorización presupuestaria no implica su otorgamiento, ya que además deben cumplirse otros requisitos: el Gobierno nacional se debe proteger de los riesgos por incumplimiento del deudor principal, contingencia que lo obligará a asumir el pasivo.
En ese sentido, en la ley de responsabilidad fiscal que acordó el Ejecutivo con las provincias se establece que los servicios de deuda no pueden superar el 15% de los recursos, caso contrario no se les otorgarán los avales. 
Fue por eso que Valdés reiteró su agradecimiento a “los diputados y senadores que entendieron que estamos en otro proceso, en la inversión con desarrollo”. “Esto significa el desarrollo, es inversión a largo plazo. Destaco la importancia de tener un presupuesto antes de fin de año, nos permite una calificación mayor, ya que al estar ordenados, podemos tomar más recursos”, agregó.
También fue crítico con los opositores.  “Algunos no entendieron y parece que encendieron la máquina de impedir”, se quejó y recordó que muchos municipios de signos políticos opositores también necesitan de esos recursos. 
“Las inversiones son para todos los municipios, más allá del color político, nosotros contemplamos a todos”, afirmó.
Destacó el diálogo y señaló que algunos legisladores optaron por “el me opongo porque me opongo”.
 “Este es el momento de dialogar y no de competir”, reprendió el Gobernador correntino.

COMPARTIR: