Lunes 17 de Enero de 2022

22 de julio de 2019

Boca Unidos lo sufrió en los 90 e hizo historia en la Copa Argentina en los penales

Contra todos los pronósticos, el Aurirrojo eliminó del certamen federal al último campeón de la Superliga. En el estadio de Lanús, los de Teglia aguantaron ante un rival en otro nivel futbolístico y, desde los 12 pasos, el arquero Aquino fue figura.

La quinta fue la vencida. Boca Unidos rompió ayer el “maleficio” que arrastraba en la Copa Argentina,  certamen en el que nunca pudo superar los 32avos de final y en el que además había caído en cuatro oportunidades en la definición por penales.
El triunfo llegó y fue nada más y nada menos que ante el último campeón de la Superliga Argentina de Fútbol, Racing Club de Avellaneda.
Tras los 90 minutos, en los que la Academia mostró una lógica supremacía futbolística y física, el cero no se rompió, y desde los 12 pasos la historia ya fue otra. La definición por penales tuvo como figura excluyente a José Silvino Aquino, el arquero paraguayo que llegó al Aurirrojo dos semanas atrás siendo uno de los tres refuerzos del equipo que conduce Daniel Teglia.
La relevancia del triunfo de ayer  de Boca Unidos tiene semejanzas con lo hecho aquella calurosa tarde de diciembre de 2011, cuando el Aurirrojo se “cargaba” a River Plate en la temporada que el elenco de Núñez disputó el torneo de la B Nacional.


Pero esta nueva “hazaña” tiene otros protagonistas y otros argumentos que le dan mayor valor. Un grupo de futbolistas que trabaja desde hace tres semanas a las órdenes de un nuevo cuerpo técnico encabezado por  Teglia –por un problema contractual con su ex club ayer no estuvo en el banco y su lugar lo ocupó Roberto Marioni–, tres jugadores como refuerzos, el último José Vizcarra llegó en la última semana,  y un parate futbolístico de manera oficial casi tres meses.
A eso se le sumó una madrugada “rara” en el hotel en el que se hospedaba la delegación correntina en Buenos Aires con un sistema de alarmas contra incendios que sonó e interrumpió el sueño de los futbolistas desde las 3.30 de la madrugada hasta cerca de las 5 y un campo de juego en el estadio de Lanús malo en la previa y empeorado durante el partido por una fuerte lluvia.

 


Con esa pesada mochila, salió el Aurirrojo ayer a enfrentar al  Racing campeón de Eduardo Coudet, y en el trámite del partido, luego de los primeros minutos en los que ambos equipos se midieron y se analizaron, la Academia, de a poco, tomó el control de la pelota y fue el responsable de generar situaciones de peligro.
Con una línea de cuatro sólida, Racing controló el mediocampo con un buen trabajo de Marcelo Díaz y con los desbordes por la derecha de Iván Pillud, quien contribuyó con centros al área para los ingresos de los delanteros Lisandro López y Darío Cvitanich.

COMPARTIR: