Martes 25 de Enero de 2022

15 de octubre de 2019

“Un delito como la riña de gallos es un síntoma grave de crisis social”

La especialista en derecho ambiental y maltrato animal Margarita Cherrière calificó como críticas estas prácticas delictivas. Especificó que quien disfruta ser espectador o promotor de estos hechos también puede violentar a mujeres y niños.

La noticia señala que el sábado 12 de octubre cinco hombres resultaron detenidos durante una redada policial en la ciudad de Bella Vista, en un predio en el que llevaban adelante un encuentro de apuestas clandestinas con riñas de gallos, una práctica prohibida en Argentina desde 1954. Un cartel en la entrada del predio señalaba “Bienvenidos al Club Amigos de la Tradición”, a modo de gesto de cordialidad a un evento que, según trascendió, tenía el carácter de interprovincial. La denuncia realizada por parte de la asociación civil “Conciencia Verde Corrientes”, la cual adelantó que se presentará como querellante en la causa.
La República entrevistó a la abogada ambientalista y especialista en derechos animales Margarita Cherrière, quien comentó que este tipo de prácticas siguen siendo habituales en un sinnúmero de puntos del país. “Tanto es así que, de un tiempo a esta parte, parecería que fueron alentadas y en muchos lugares, comenzó a resurgir”, dijo la especialista y agregó que este tema está siendo investigado. 

 


“Por ejemplo, eran prácticas habituales en provincias como San Luis y Santiago del Estero, pero, de un tiempo a esta parte, también son una constante en el conurbano bonaerense. Las riñas de gallos aumentaron”, señaló.
El agravante al momento de rescatar a estas aves no se pueden adoptar protocolos de resguardo similares a los utilizados con perros, “porque no se los puede alojar juntos porque se matan y, en los allanamientos, siempre los gallos encontrados son decenas”, dijo. Como dato, vale mencionar que en Bella Vista, se encontraron 118 animales listos para ser sometidos a riñas.
Por otra parte, enumeró que, en el caso concreto del hecho denunciado en Bella Vista, existieron tres delitos penados por la ley: “por un lado la riña de gallos, que está prohibida por la Ley 14346, artículo 3, inciso 8, que estipula que este tipo de actividades ya sean de gallos, perros u otro animal, son hechos considerados actos de crueldad. A esto se le deben sumar las apuestas ilegales, que en sí son delitos, además de que se incurre en una evasión impositiva”.

Antropocentrismo

“El origen de este tipo de práctica sigue siendo el antropocentrismo porque el hombre se siente superior y con poder sobre las demás razas vivientes y a todo aquel que sea diferente a él y su grupo es inferior y aplico violencia para que me brinden un servicio, en este caso, económico a través de las riñas”, reflexionó Cherrière.
“Entonces, la existencia de las prácticas de riñas, en este caso de gallos como práctica de perversión lúdica, es síntoma de una sociedad enferma que abusa del vulnerable y transgrede las normas. Sin olvidar que ante hechos de violencia y maltrato hacia los animales, también nos deja entrever que el violento también puede ejercerlo contra la mujer, los niños y los ancianos. Así lo confirma el FBI de Estados Unidos”, agregó. 
“Por lo tanto, no tendríamos que quedarnos con el hecho noticioso, sino que evidenciar de que se está ante una crisis social y humanitaria porque a quien no le importa que dos animales se estén desangrando, lo hace porque encuentra placer en eso. Ello denota,  un nivel de sadismo que está extendido en una sociedad en la que, además, existe la complicidad necesaria para su existencia y permanencia como práctica”, concluyó la especialista.  

Lo que dice la ley

La ley federal argentina 14346 protege a los animales del maltrato y la crueldad del hombre. Esta legislación considera que maltratar animales es: no alimentarlos bien, estimularlos con instrumentos que les causen dolor, hacerles trabajar muchas horas sin descanso o no estén en buen estado físico, estimularles con drogas sin fines terapéuticos y usarlos para llevar vehículos muy pesados. Los actos de crueldad para con los animales son hacerles cortes estando vivos para abrirlos y examinar sus contenidos, lo que es llamado disección, cortar cualquier parte de sus cuerpos, exceptuando que sea para marcación o higiene, operarlos sin anestesia y/o sin tener título de médico veterinario, salvo en casos de urgencia, hacer experimentos con ellos, abandonarlos luego de ser utilizados en experimentos, matarlos en estado de embarazo, lastimarlos y atropellarlos animales, causarles torturas o sufrimientos innecesarios o matarlos por perversidad y hacer actos públicos o privados de peleas entre ellos, incluyendo corridas de toros en las que se les mata, lastima y agrede.

COMPARTIR: