Domingo 19 de Septiembre de 2021

PRODUCCION

3 de marzo de 2020

Forestales y aserraderos buscan alternativas al cierre de puertos en China

La merma en el ingreso de mercancía a los puertos del gigante de Asia frena desde hace unos 15 días los envíos de unas 30 toneladas de rollos que se enviaban mensualmente desde la provincia e impacta también en la exportación de productos aserrados. No obstante, mientras se reorientan las ventas hacia otros puertos, la expectativa apunta a una “pronta reactivación”.

Las consultoras especializadas en comercio exterior comienzan a analizar los primeros indicadores del mercado, debido a la merma en el ingreso de contenedores a los puertos de China a partir de las medidas tomadas para frenar la expansión del coronavirus. Mientras, desde Corrientes, uno de los principales sectores de exportación apunta a reorientar la producción hacia otros puertos, como Vietnam, Estados Unidos y Centroamérica aparecen entre las opciones para los diversos productos forestoindustriales. Para los troncos de pino, sin embargo, no queda otra que “esperar y continuar abasteciendo al mercado interno”. En ese aspecto, la radicación de la empresa belga Forestcape, junto con el grupo Garabí en Virasoro, alienta las expectativas del sector.

Con los puertos cerrados por la epidemia, los envíos a China terminaron por paralizarse a nivel mundial. Al mismo tiempo, miles de contenedores –refrigerados y no refrigerados– se acumulan en puertos chinos, poniendo presión a la logística de perecederos.
A nivel general, las carnes son las que más sufren el impacto, especialmente teniendo en cuenta el fuerte aumento de la demanda china observado el año último, que generó un gran estímulo en la producción de los frigoríficos locales. Estas exportaciones cayeron en enero un 33,4% en dólares respecto de su valor de diciembre.
Pero también otros productos exportables reportan mermas en los desembarcos. “Es un fenómeno global, en el caso de la madera y los productos forestindustriales también le sucede a Nueva Zelanda, uno de los principales exportadores de madera de pino a China”, explicó Francisco Torres Cayman, gerente de la Asociación Civil del Plan Estratégico Foresto Industrial de Corrientes (Apefic).
Por el rol de China como gran potencia mundial, el impacto de este virus puede ser determinante para el nivel de actividad económica, tal como se refleja en los mercados, con bajas importantes en las bolsas mundiales y en la economía real.

En tanto que para nuestra provincia, los principales perjudicados están siendo los productores forestales y los aserraderos, que exportan tanto madera en rollizos como tablas y productos procesados de madera hacia ese destino.
“Se estaban exportando entre 30.000 y 40.000 toneladas mensuales de rollizos a China, especialmente de pino, entre dos empresas correntinas a través del puerto entrerriano. La disminución ha sido drástica, ya que por la expansión del coronavirus se produjo un cese de actividades en los puertos: los operarios no están trabajando, además del sobrestock de materia prima acumulada. Las navieras tampoco están haciendo envíos”, detalló el referente. 
Por otra parte, Torres Cayman marcó una diferencia para el sector industrial: “Se trabaja con exportaciones en contenedores, que si bien ha disminuido bastante, el hecho de exportar en contenedores (y no en barcos específicos a granel, como el caso de los rollizos) hace que las operaciones sean más flexibles y se puedan buscar más fácilmente otros mercados”, apuntó.
   

COMPARTIR: