Domingo 24 de Octubre de 2021

24 de abril de 2020

Marchi: “No se va a ver fútbol, ni siquiera a puertas cerradas”

El secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), Sergio Marchi, remarcó que a raíz de la pandemia de coronavirus “no se va a ver fútbol, ni siquiera a puertas cerradas, por bastante tiempo", y respecto del impacto económico que la inactividad provoca en clubes y futbolistas, advirtió que en el país “solamente unos 200 jugadores cobran más de 500.000 pesos mensuales”.

“La realidad es que en este momento tenemos a clubes que no pagan desde noviembre del año pasado. Y lo concreto es que en el fútbol argentino hay aproximadamente 4.000 futbolistas profesionales, pero en primera división solamente hay 958 contratos registrados”, precisó Marchi.
“Y de estos 958 hay 600 jugadores que ganan entre 40.000 y 300.000 pesos mensuales; después hay una franja, de 150 aproximadamente, que ganan entre 300.000 y 500.000, mientras que los 200 restantes cobran por encima de los 500.000”, puntualizó el secretario general del gremio de futbolistas, quien apreció que ese “no es un dinero muy importante, teniendo en cuenta que es una actividad elitista, selectiva, y como mucho dura una docena de años”.
Marchi comenzó una serie de rondas virtuales consultivas con los capitanes de los equipos de todas las categorías del fútbol argentino, que se inició este miércoles con los de la Superliga y continuaba hoy con los de la Primera Nacional, para completarse sucesivamente con las restantes divisionales del ascenso.
El tema que protagonizó la reunión  fue el rechazo de los futbolistas a establecer un tope salarial, como habían insinuado algunos dirigentes, además de la certeza sobre lo que ocurrirá con los 212 contratos que finalizarán el 30 de junio próximo, luego de que la FIFA recomendara que cada país podía extenderlos hasta que finalizaran las competencias en curso.

“Este parate que provoca la pandemia sin dudas genera un enorme perjuicio en lo que es la industria del fútbol que no sabemos cómo va a terminar, y que afecta no solo a los jugadores sino a todos los trabajadores de los clubes, así como a las empresas que están dentro de este deporte”, analizó.
“Espero poder equivocarme y ojalá así sea, pero creo que esta crisis se va a ir profundizando y en Argentina no vamos a ver fútbol, ni siquiera a puertas cerradas, por bastante tiempo. No es que seamos apocalípticos ni nada por el estilo, pero desde el 17 de marzo, en que se suspendió la actividad hasta ahora, nada cambió”, alertó.

COMPARTIR: