Domingo 22 de Mayo de 2022

Hoy es Domingo 22 de Mayo de 2022 y son las 21:03 - Corrientes registra 346 casos nuevos de Coronavirus: 88 en Capital y 258 en el Interior Durante labores de contralor, demoraron a dos personas que circulaban a bordo de una motocicleta adulterada En Mercedes, Salud Pública realiza acciones intensivas para cerrar el brote de Covid-19 El ministro López Desimoni desplegó una amplia agenda de trabajo en el interior Se realizó doble operativo de ablación multiorgánica en Corrientes La campaña de vacunación “casa por casa” ya alcanzó a más de 1.060 mayores de 65 años de la Capital Llegaron vacunas de Astrazeneca, Sputnik V y Sinopharm

PROVINCIALES

25 de mayo de 2020

Tedeum por el 25 de Mayo: “La patria comienza siempre en la familia, el bien más preciado”, dijo Stanovnik

El arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, consideró este lunes que, “ante la realidad difícil que nos toca asumir”, es “crucial tener en claro” que “el mayor tesoro que tenemos son nuestras familias, nuestro pueblo, la gente, y entre ellos los más vulnerables”, que constituyen “el bien más preciado que debemos rescatar, cuidar y sostener, por sobre cualquier otro interés”.

“Ningún desarrollo económico se justifica sino incide en plazo inmediato a favor de los más postergados de la comunidad. Eso lo aprendimos en nuestras familias, cuando el integrante más débil es a quien más se prodigan todos los demás y en su mejoría se invierten los principales recursos que posee la familia”, reflexionó Stanovnik en el tedeum por el 25 de Mayo, realizado hoy en la iglesia de la Merced, con la presencia del gobernador Gustavo Valdés.
El arzobispo, que encabezó el tradicional oficio religioso en una ceremonia en la que se aplicaron las medidas de seguridad y sanitarias para prevenir el contagio del nuevo coronavirus, dijo que “por lo que hemos podido observar y experimentar en este tiempo de aislamiento, se confirma una vez más que la familia es el entorno más favorable y eficaz para soportar la crisis, y, a la vez el más vulnerable a las agresiones entre los miembros que la componen, y por causa de la pobreza y el hacinamiento que la degradan”. 
“No existen reemplazos para sustituir la reciprocidad natural entre la mujer y el varón, vínculo primario y esencial del binomio humano, llamado al amor y abierto a la vida. En ese contexto básico e insustituible, fundado en el amor como donación de sí al otro, crecen y se forman hombres y mujeres que luego serán capaces de colaborar en la construcción de un mundo solidario, inclusivo y cuidadoso del ambiente. La Patria comienza siempre en la familia”, aseveró.
Stanovnik afirmó que el nuevo coronavirus que azota al mundo nos “exige” un costoso aprendizaje de, al menos, “dos conductas principales para las que no estábamos preparados: el distanciamiento social, preventivo y obligatorio, y el uso de elementos para la protección de uno mismo y de los otros”. 


“Este modo de vincularnos no condice con los valores de nuestra cultura que busca la cercanía, es sustancialmente empática, y goza del encuentro. Y a la inversa, sufre el distanciamiento, y siente una profunda nostalgia de los suyos y de sus amigos. Sin embargo, fuimos aprendiendo que obedecer, aun contrariados en nuestros sentimientos, es también un camino de sabiduría para seguir consolidando bases sólidas para una sana y constructiva convivencia social”, señaló.
Además deValdés y su esposa, participaron de la ceremonia en el templo el vicegobernador Gustavo Canteros, el intendente de la Capital, Eduardo Tassano, y el viceintendente Emilio Lanari. A través de las redes sociales, lo hicieron los presidentes de la Cámara de Diputados, Pedro Cassani, y del  Superior Tribunal de Justicia, Luis Rey Vásquez, entre otras autoridades.
“La crisis, cualquiera sea, pone al descubierto fortalezas y oportunidades, debilidades y amenazas de los que la transitan. La pandemia nos introdujo en una situación inesperada y desprovistos de experiencia para enfrentarla. Sin embargo, con los recursos humanos y técnicos que teníamos a mano, fuimos respondiendo a esa amenaza con resultados comparativamente satisfactorios, lo cual no elimina automáticamente las debilidades y amenazas que se evidencian en la situación que estamos atravesando”, recordó el arzobispo. “Nuestra condición de hombres y mujeres creyentes, nos dispone interiormente para agradecer a Dios los logros alcanzados y, al mismo tiempo, nos invita a suplicar humildemente su ayuda para ser generosos y desinteresados en colaborar para salir mejores de esta realidad que nos tiene abrumados”, añadió.
Stanovnik resaltó que “cuando celebramos las fiestas patrias, lo hacemos como pueblo creyente. En las raíces de nuestra existencia como pueblo y como nación está la fe en Dios. No en un Dios sin rostro, impersonal e indefinido, sino en el Dios de Jesús, quien nos reveló que Dios es Padre, que todos los seres humanos somos sus hijos y que el más grande calificativo que podemos darnos mutuamente es el de hermano y hermana”.
“Por eso, elevemos juntos nuestros sentimientos de gratitud a Dios, Padre de todos, que cuida con amor a sus hijos, y en quien podemos confiar y superar todos los miedos. Sigamos cuidándonos y cuidando de los otros, mientras nos encomendamos a la tierna protección de Nuestra Señora de Itatí”, dijo.

COMPARTIR: