Miércoles 26 de Enero de 2022

JUSTICIA

18 de junio de 2020

Acusado de femicidio: “Mi esposa se prostituía y discutíamos porque yo no quería"

Walter Adrián Segundo decidió declarar y contar su verdad. Dijo que la noche en la que su mujer desapareció habían bebido mucho y que dos clientes la vinieron a buscar. El debate continuará el 23 de junio.

Tras la lectura del requerimiento de elevación a juicio de la causa, el locutor radial Walter Adrián Segundo juzgado por el femicidio de su esposa, Marcia Aparecida de Macedo, decidió declarar, pero no quiso responder preguntas respecto al episodio ocurrido en la navidad de 2017 en la localidad de Curuzú Cuatiá. El debate continuará el 23 de junio a las 7.30 con el inicio de la ronda de testimonios. Ese día comparecerán dos testigos.
Según la acusación, la pareja estaba casada desde el año 2011 y convivía en la ciudad de Curuzú Cuatiá. El día 24 de diciembre de 2017, en la víspera de la Navidad, se escuchó una discusión proveniente de ese domicilio, “lo cual era normal en la relación”. Ese día fue la última vez que se la vio y escuchó a Marcia. El 2 de enero de 2018, su cuerpo fue totalmente quemado a la vera de la Ruta Nacional 14.  
El salteño dijo que en el año 2015 vino a vivir a Curuzú Cuatiá donde se dedicaba a la locución en una radio, además expresó que nunca había tenido problemas con la Justicia, que “tomaba alcohol, pero nunca tuve problemas y drogas no consumí nunca”.
Segundo habló sobre esa noche del 24 de diciembre del 2017 “yo pasé esa noche de navidad con mi señora (estaban casados desde el 2011) en mi casa en el barrio Ralín. A eso de las 21 vinieron a buscar a mi señora unas dos personas, yo creo que eran clientes regulares porque ella se prostituía y eso me daba mucha vergüenza. Por eso, cada vez que ella salía, discutíamos fuertemente porque yo quería que dejara esa profesión”.
“Esa noche tomamos. Nos excedimos. Me da una pastilla, yo me la tomo mientras ella prepara las cosas para salir. Cada vez que discutíamos, se ponía muy nerviosa. Yo quería pasar bien esa noche, así que seguimos tomando y ella agarró sus cosas y se fue. Desde ese momento nunca más supe de mi señora y pasó el 25 de diciembre. A la noche hice una fogata en mi casa y preparé un pedazo de cordero, pero como no venía el 25 yo estaba muy tranquilo porque era habitual que ella apareciera al otro día”.
“Pero como no aparecía ni el 26, ni el 27, me comencé a preocupar mucho. Así que decidí a salir a buscarla porque cada vez que ella salía, volvía a casa borracha, parecía drogada y a veces venía toda golpeada, por eso siempre la iba a buscar a la ruta donde ella habituaba estar. En esos días también me acerqué a unos vecinos con mucha vergüenza porque mi señora trabajaba de prostituta y para ellos eso era lo peor, pero ella nunca me quiso comprender”.
Además comentó que el 31 de diciembre la buscó, pero no pudo dar con ella. “Desde ahí la gente me señalaba como el malo de la película. Hasta que después del 31 me metieron preso, con un compañero de celda traté de armar una declaración, pero declaré cualquier cosa. El estar preso y los comentarios que te hacen adentro te hacen dar vuelta la cabeza. Nunca terminamos de conocer la verdadera cara de la gente. Un día te dicen una cosa y otro día otra, pero desde esa navidad nunca más volví a ver a mi señora”.
El tribunal está conformado por los doctores Jorge Troncoso, Juan Manuel Muschietti y Margarita López Rivadeneira.
Vale señalar que la carátula de la causa es “Segundo, Walter Adrián p/ supuesto homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género”.
(NG)

COMPARTIR: