Lunes 17 de Enero de 2022

NACIONALES

17 de julio de 2020

Alberto Fernandez anuncia cambios en la cuarentena, con foco en Amba

Chaco, Ciudad de Buenos Aires y el conurbano volverán a fase 3 mañana. Participarán otros gobernadores en el anuncio a través de teleconferencia.

Aunque todavía no se definió el modelo del anuncio de la nueva etapa de la cuarentena por coronavirus ni a qué hora hablará el presidente, Alberto Fernández convocó al gobernador bonaerense Axel Kicillof y al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. La idea es que la comunicación oficial sobre la extensión del aislamiento social con nuevas flexibilizaciones se haga al mediodía.
Como en las vísperas de otras comunicaciones oficiales, los tres mandatarios definirán los lineamientos de la nueva prórroga de la cuarentena que, según trascendió, sería como una fase 3 con flexibilizaciones y diferenciada entre los municipios que integran el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba), la región con más casos de infectados por covid-19.
Mañana, cuando se cumplan los 122 días de cuarentena, el Amba recuperará la mayoría de sus actividades. Sin embargo, el transporte público seguirá siendo de uso exclusivo de trabajadores esenciales.
De un lado de la General Paz, en la ciudad de Buenos Aires, se ampliará la lista de comercios de cercanía habilitados para atender al público ya que la semana próxima se agregarán los locales de indumentaria y calzado, se sumarán días hábiles para las salidas recreativas de niños y habrá un horario más extendido para hacer deportes.
Del otro lado de la circunvalación, en el conurbano bonaerense, las industrias y comercios de cercanía estarán habilitados, las salidas con chicos seguirán con el esquema de paseos cortos y para realizar compras.
La decisión de flexibilizar y volver a un esquema de “fase 3” obedece a motivaciones “sociales y económicas”, señalaron asesores oficiales. En esta instancia, donde se viene de casi tres semanas de confinamiento estricto hace falta dar un respiro a la actividad económica. Pero sobre todo resulta difícil sostener el acatamiento social.
“Casi 120 días es mucho tiempo, tanto por el aspecto económico como desde lo psicológico. La gente ya no puede cumplir de forma estricta como lo hacía al comienzo. Somos conscientes de eso”, resumió un estrecho colaborador presidencial. La flexibilización irá acompañada de un mensaje de responsabilidad individual.

COMPARTIR: