Domingo 9 de Mayo de 2021

TENIS

6 de octubre de 2020

Quién es Nadia Podoroska, la tenista argentina que hace historia en el Roland Garros

La rosarina, de 23 años, venció a Elina Svitolina, número cinco del mundo, por 6-2 y 6-4, y se metió entre las cuatro mejores del torneo.

Nadia Podoroska, actual número 131 del ranking de la WTA, es la gran revelación del Roland Garros: ahora superó a Elina Svitolina, cinco del mundo, por 6-2 y 6-4, y se metió entre las cuatro mejores del torneo. De esta manera, Argentina tendrá una representante en esa instancia de un Grand Slam tras 16 años, luego del gran torneo de Paola Suárez en Wimbledon 2004. Además, la rosarina se aseguró el puesto número 48 en la WTA y es la primera tenista en la historia en llegar a semifinales tras haber jugado la qualy para ingresar al cuadro principal.

De la escuelita de tenis al profesionalismo: sus primeros años   
 

La tenista nació en Rosario, Santa Fe, el 10 de febrero de 1997. Creció en una familia de clase media de Fisherton: hija de Marcelo e Irene, dos farmacéuticos (antes, su padre fue relojero), y bisnieta de ucranianos. La apodan Rusa por una nota del diario La Capital, de 2012.

Nadia empezó a jugar al tenis a los 5 años, en el Club Atlético Fisherton, donde Luciana Aymar, una de las tantas estrellas del deporte de Rosario, jugó al hockey sobre césped.

A los 14 años y 9 meses ingresó al ranking profesional: es la segunda argentina más joven en hacerlo, después de Gabriela Sabatini (14 años y cinco meses), a quien conoció en febrero de este 2020.

De los problemas físicos a la recuperación  

Cuando terminó la temporada 2016, siendo la número 191° del mundo, pasó por varias complicaciones en su carrera. Empezó a sufrir lesiones en su mano derecha y hasta analizó dejar competir. También sufrió problemas en su espalda y cadera.

Sin embargo, se recuperó de los problemas físicos, tras ocho meses sin competencia. Además, en 2018 decidió mudarse a Alicante, España, con el objetivo de estar más cerca de las sedes de los torneos del circuito, algo que le llevó muchísimo esfuerzo y logró con ayuda de diferentes personas y sus nuevos entrenadores, Juan Pablo Guzmán y Emiliano Redondi.

Podoroska hizo su mudanza a Europa contando peso por peso y midiendo cada uno de sus gastos. Tanto es así que durante mucho tiempo vivió "de prestada" en cualquier lugar que aceptaran hospedarla, como por ejemplo en lo de una amiga, una colega, e incluso en lo de un entrenador. Recién hace algunos meses logró alquilarse un departamento.

En 2019 conquistó la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Lima y, gracias a una beca que le otorgó el ENARD por "excelencia panamericana", consiguió aliviar su situación económica. "Ojalá pueda conseguir sponsors; estoy en una situación muy delicada", lanzó tras alcanzar la gloria en Perú.

En este 2020, se consagró en los ITF 25.000 de Malibu y Petit Bourg, y llegó a la semifinal del 125K de Newport Beach. En agosto de este año, luego de pasar parte de la cuarenten en Argentina, compitió en el WTA de Palermo (cayó en primera ronda). Más adelante, fue eliminada del Challenger de la WTA de Praga, al perder en semifinales con la italiana Elisabetta Cocciaretto por 6-4 y 6-3.

Ahora, Podoroska brilla en el Grand Slam: superó tres partidos en la clasificación para entrar al cuadro principal y hoy se metió entre las cuatro mejores del certamen tras vencer a Elina Svitolina, la cinco del mundo. La rosarina espera por Martina Trevisan o Iga Swiatek en la próxima instancia, con su lugar en el top 50 de la WTA asegurado y con el objetivo de seguir haciendo historia...

En septiembre, antes del inicio del Roland Garros, conquistó el ITF W60 de Saint-Malo, en Francia, tras superar a la española Cristina Bucsa por 4-6, 7-5 y 6-2 en la final.

En medio de todos estos resultados y de un rendimiento en escalada, hay un trabajo mental iniciado hace un año que ayudó mucho a Podoroska en el aspecto competitivo. El método está basado en dos pilares: la neurociencia y el bompu zen, una variante de esa escuela de budismo despojada de toda forma filosófica-religiosa. Pedro Merani, entrenador de Bowling argentino que vive en Doha (Qatar) y director técnico de la Selección de ese país, es quien está detrás de estos ejercicios que realiza la tenista rosarina.

"Es un aspecto que yo nunca había trabajado: no está relacionado a la psicología sino que es más un entrenamiento mental para la competencia. Tiene ejercicios diarios de meditación, relajación, visualización. Es un proceso de autoconocimiento", contó la argentina tras su victoria en la segunda ronda de Roland Garros, ante la kazaja Yulia Putintseva.

Y, sobre Merani, agregó: “Es una persona que se dedica a los temas relacionados con la concentración y la meditación. Encontré una seguridad importante en ese aspecto y es algo que influye mucho en mis resultados”.

COMPARTIR: