Domingo 20 de Junio de 2021

FUTBOL EUROPEO

7 de noviembre de 2020

Barcelona-Betis. Messi fue suplente, ingresó y cambió todo: dibujó un pase genial de gol sin tocar la pelota y luego anotó dos propios para el 5-1

Lionel Messi de Barcelona celebra después de anotar el cuarto gol de su equipo. Fue la figura del triunfo de su equipo ante Betis. Fuente: AP

Lionel Messi, como tantas veces, fue la carta de triunfo de Barcelona. Suplente en el inicio de partido ante Betis, entró y revolucionó el partido. Con su presencia, el equipo catalán pasó del empate parcial a un 5-1 final que le ofrece una sonrisa después de acumular empates y derrotas en sus últimas presentaciones en la liga española. Messi fue el artífice: inventó una asistencia sin tocar la pelota, anotó de penal, luego de jugada y hasta le anularon el que podría haber sido su hat-trick... No hizo falta: ya había protagonizado lo mejor de la victoria de Barcelona.

El argentino, que la próxima semana viajará al país para jugar la selección por las Eliminatorias (el jueves 12 ante Paraguay y el martes 17 contra Perú), arrancó el partido sentado en una platea del vacío Camp Nou, el imponente estadio del club catalán: arrastra dolores en un tobillo, según la información oficial.

En el inicio del segundo tiempo, con el resultado 1-1, el DT de Barcelona lo hizo ingresar en lugar de Ansu Fati. Y enseguida, a los tres minutos de esa etapa, Messi dibujó una genialidad sin tocar la pelota: vio venir el pase de Jordi Alba y, apretado por el arquero Bravo y el defensor Marc Bartra, dio un saltito para dejar pasar el balón, que recibió Antoine Griezmann solo, con el arco vacío, y tradujo en gol.

El francés había fallado un penal cuando Barcelona ganaba 1-0 (se lo atajó Claudio Bravo). Después de anotar, señaló inmediatamente a Messi, reconociendo la asistencia del 10, que no necesitó tocar la pelota para habilitarlo. Las estadísticas dirán que la asistencia fue de Jordi Alba, pero en realidad fue de Messi, que con su movimiento desarmó a la defensa visitante.

A los 15 minutos de haber ingresado, llegó la segunda gran aparición de Messi. Se hizo cargo de la ejecución de un penal (por mano de Aissa Mandi, que fue expulsado) y decidió patearlo fuerte, alto y cruzado. La pelota entró por el ángulo y dejó las cosas 3-1. Bravo, que fue compañero suyo en Barcelona, le había dicho algo antes del penal: después de anotar, Messi le devolvió el comentario, entre sonrisas de los dos.

El gol trajo consigo una curiosidad: era el quinto del capitán de Barcelona en la temporada, y todos llegados por la misma vía. Solo había anotado de penal.

Con todo a favor (resultado y superioridad numérica), Barcelona siguió teniendo oportunidades para ampliar el marcador, pero le costó acertar en la definición. Y así, con un jugador menos que el rival, Betis encontró el gol del descuento por intermedio de Loren Morón, que anotó a los 28 minutos de esa etapa, poniéndole suspenso al marcador.

Pero no hubo empate de Betis: el demorado gol de Messi de jugada llegó a los 36 minutos. Recibió una pelota por el costado derecho del ataque tras un pase de taco de Sergi Roberto, encaró a Bravo y desde la puerta del área chica sacó un zurdazo potentísimo, que entró pegado al palo. Suerte para Bravo: el pelotazo podría haberlo noqueado. Entonces sí, Messi celebró un gol distinto a sus cinco anteriores en el inicio de la temporada.

Sobre el final, a los 44, Pedri decoró la goleada, que le dio a Barcelona un triunfo luego de tropiezos sucesivos en la liga española. El 5-1, con una mejor imagen de la que venía, se explica en buena parte por el ingreso del 10. Que arrancó como suplente y terminó revolucionando el partido.

¿Por qué Messi fue suplente?

Hasta aquí, había jugado todos los minutos de la temporada: seis partidos en Barcelona y dos en la Argentina. Se trata, básicamente, de que no agregue carga a la que ya trae el capitán, en medio de un contexto particular: por la pandemia, los campeonatos tuvieron un receso más corto y queda mucho por jugar en la actual temporada.

A sus 33 años, acostumbrado a no ceder minutos en ninguna circunstancia, Messi advierte que el tiempo pasa para todos: para mantenerse en el altísimo nivel competitivo del que forma parte desde su debut, debe administrar de otra manera su participación. La decisión de empezar el partido ante Betis fue consenuada entre el propio Messi y Ronald Koeman, el entrenador.

 

 

COMPARTIR: