Martes 3 de Agosto de 2021

5 de diciembre de 2020

Milla: “Lloran porque no me pudieron pasar”

Matías Milla disparó contra sus colegas luego de una carrera friccionada y también tiró munición gruesa contra los comisarios deportivos por la exclusión.

Matías Milla terminó golpeado, extenuado, excluido y criticado luego de la friccionada carrera de Súper TC2000 que protagonizó este domingo, en el Autódromo de Buenos Aires, y el piloto de Renault reaccionó contra sus colegas y los comisarios deportivos con munición gruesa.

“Lloran porque no me pudieron pasar. (Julián) Santero tenía un auto para ganar y estaba re caliente porque si no me partía (Berni) Llaver no me pasaban”, lanzó el temperamental piloto del rombo. “Santero se cree que es Heinz-Harald Frentzen y que está corriendo en Las Vegas, y que lo está mirando Mike Tyson, que es amigo de Floyd Mayweather y que lo van a llamar para ser compañero de equipo de Lewis Hamilton en Mercedes”, cargó con ironía Milla contra el representante de Toyota.

Milla se mostró disgustado con las críticas. “Hicimos un carrerón… no tienen que llorar así”, señaló. “Nos tenemos que quedar con eso, porque nos dimos con todo, nos manejamos todo y dimos un gran espectáculo… Les hice la vida imposible y después me revolearon a la mierda y no dije nada. Hay que bancársela… ¿sino qué son las carreras?”, reflexionó el experimentado piloto de Campana.

Respecto de la exclusión que recibió después de la carrera, Milla señaló: “¿Qué se puede esperar de los comisarios deportivos? Uno tiene una escuela de karting y no ganó ni un campeonato nacional, y el otro fue a correr un Mundial de karting y abandonó en la primera tanda… No saben nada”, tiró furioso contra Gustavo Der Ohanessian y Carlos Zanotti, respectivamente, comisarios deportivos de la CDA del ACA.

El múltiple campeón argentino y panamericano de karting se refirió al fuerte golpe que sufrió en la parte final de la carrera: “Me duele todo, estoy extremadamente golpeado. Encima por los golpes que me dieron se me soltó el matafuego adentro del auto, se activó y venía con espuma en el parabrisas y ventanillas. Además me abollaron el caño de escape y venía con muchos gases adentro y me estaba asfixiando. Al auto se lo tuvieron que llevar a Córdoba para arreglarlo porque quedó destruido. Pero el próximo fin de semana tendré revancha”.

COMPARTIR: