Viernes 30 de Julio de 2021

PODER EJECUTIVO

7 de diciembre de 2020

El obispo Larregain pidió aferrarse a “la esperanza de que esto también pasará”

El obispo auxiliar de Corrientes, José Adolfo Larregain, pidió hoy ponernos “en manos de Dios en este tiempo y este contexto tan especial” que vivimos por la pandemia del coronavirus, y dijo que “nos alienta la esperanza de que esto también pasará” y que “el gran desafío es el mientras tanto”.

El obispo auxiliar de Corrientes, José Adolfo Larregain, pidió hoy ponernos “en manos de Dios en este tiempo y este contexto tan especial” que vivimos por la pandemia del coronavirus, y dijo que “nos alienta la esperanza de que esto también pasará” y que “el gran desafío es el mientras tanto”.

En la misa central por el 405º aniversario de Itatí, Larregain recordó al fundador de la localidad, Fray Luis Bolaños, a que definió como un hombre “incansable, que llegó hasta Buenos Aires fundando alrededor de 10 ciudades, la última Baradero”. 

En su homilía, el obispo mencionó la lectura del libro del profeta Isaías para “una Jerusalén posexilio”. “Hace un año que estamos viviendo la pandemia y no sabemos cuánto tiempo durará. Le pedimos la gracia que pase lo antes posible, pero se nos hace pesado. Imagínense el pueblo de Dios, que estuvo más de 50 años desterrado en Babilonia, cuánto sufrimiento, dolor, angustia, cuánta situaciones de mucha injusticia tuvo que vivir, y el profeta los anima en la esperanza, les da fortaleza diciéndoles sean fuertes, que no teman, que ahí está Dios”, recordó Larregain.

Por eso dijo: “Y qué bien nos vienen esas mismas palabras en medio de las realidades que vivimos, realidades difíciles, complejas, que nos superan. El profeta Isaías les dice que se restablecerán materialmente y describe esa felicidad, que es integral, que es física, material y espiritual”, agregó. 

071220 Aniversario Itatí misa 01.jpg

Crédito: Gentileza

“A nosotros también nos alienta la esperanza de que esto también pasará, como tantas cosas que han pasado y que están en nuestra memoria. El gran desafío es el mientras tanto, para eso hay que pedirle a Dios la gracia de la fortaleza, la esperanza, el compromiso, para ser constructores de justicia, verdad, paz, solidaridad”, subrayó. 

Larregain presidió el oficio religioso en la basílica de Itatí, con la presencia del gobernador Gustavo Valdés, el vicegobernador Gustavo Canteros y el intendente local, Germán Fernández, entre otras autoridades.

La misa, que se desarrolló con las medidas sanitarias que impone la pandemia, fue concelebrada por el rector y párroco Porfirio Ramírez  y el vicario parroquial, Derlis Denis Sosa, e incluyó una oración por las “dos vidas” y la bendición de la imagen de la Virgen que mañana será trasladada al histórico lugar El Tabacué por un grupo de pescadores.

071220 Aniversario Itatí misa 02.jpg

Crédito: Basílica de Itatí

El obispo auxiliar habló del “poder y el alcance de la fe, y cómo puede obrar Dios en una persona cuando dejamos que Él actúe”, y se refirió a “cómo Dios sana, libera, hace nueva a una persona cuando experimenta el amor, la misericordia, la sanación, y se sacan todo esos pesos que impiden muchas veces caminar”. 

“Porque no se necesita ser paralítico para no caminar. Tenemos muchas parálisis que nos impiden avanzar”, reflexionó y alentó a “salir de nuestras postraciones, a descubrir que cada uno puede ser vehículo para el encuentro con Dios”. 

“Tenemos que pedirle al Señor la gracia de la paciencia, de la confianza de dejar que Dios actúe y obre. Pidámosle al Señor que nos conceda la gracia de dejarnos encontrar por Jesús, que Él transforme y cambie nuestra vida, para que nosotros, desde nuestra experiencia personal, podamos llevar a los demás a su encuentro”, dijo.

“Le pedimos de manera muy especial a la Virgen de Itatí, a ella que puso sus pies y su morada en esta tierra, que nos cuide, nos proteja nos anime a todos sus hijos y devotos”, añadió.

COMPARTIR: