Lunes 2 de Agosto de 2021

13 de marzo de 2021

Por temor a nuevas cepas, reforzarán los controles en la frontera

En los accesos internacionales al país, como en Paso de los Libres y Santo Tomé, realizarían hisopados con tipificación para detectar mutaciones del coronavirus.

La preocupación por una segunda ola y la aparición de mutaciones del coronavirus en países limítrofes con la Argentina marcaron la agenda del último Consejo Federal de Salud (Cofesa), del cual participó Corrientes.

El encuentro fue encabezado por la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, y, por la Provincia, participó el subsecretario de Salud, Luis Pérez.

El escenario no es nada alentador para Corrientes, precisamente por su ubicación geográfica: limita con 3 países, entre ellos, Brasil, el más golpeado en Sudamérica por el coronavirus desde el inicio de la pandemia.

Pero la cuestión con el gigante sudamericano no son los contagios en sí por covid-19, sino por la presencia de una nueva cepa.

Ante la amenaza, las autoridades en Corrientes ya preparan estrategias que buscarán impedir la aparición de esas mutaciones en suelo argentino.

Para comprender lo complejo de la situación, se puede citar a Paso de los Libres, donde existe un nexo fronterizo con Brasil, razón por la cual esa ciudad correntina padeció varios brotes de coronavirus en 2020. 

"La idea es avanzar con hisopados con 
su correspondiente 
tipificación para detectar si estamos 
en presencia de 
nuevas cepas”

LUIS PÉREZ
SUBSECRETARIO DE SALUD

También está el caso de Santo Tomé, donde hay un puente internacional que une a la Argentina con el país hoy administrado por Jair Bolsonaro. 

“Participamos de una nueva reunión del Cofesa con parte del gabinete de la Nación. En primer lugar, se analizó la evolución en la región de la campaña de vacunación covid-19 y el avance del trabajo en los grupos priorizados con los porcentajes de cada uno. 

Otro de los temas fundamentales fue el análisis de la situación epidemiológica, dijo ayer el subsecretario Luis Pérez. 

Remarcó: “En este último aspecto, abordamos posibles medidas en la región, puntualmente por el tema de las fronteras y el aumento de casos en Paraguay y en Brasil y sobre una posible segunda ola. La idea es avanzar en los pasos fronterizos con hisopados con su correspondiente tipificación. El objetivo de esto es detectar precozmente si estamos en presencia de nuevas cepas para actuar en consecuencia”.

“También se conversó sobre el diagnóstico oportuno y en eso Corrientes está bien debido a la gran cantidad de testeos que se realizan, lo que nos permitió desde el inicio de la pandemia mantener controlada la situación. Se trabajó mucho además en lo que son las medidas de prevención y la comunicación constante de la evolución de la enfermedad, entre otros temas”, concluyó.

San Pablo, al borde del colapso

El gobernador del estado de San Pablo (Brasil), João Doria, anunció una fase de emergencia del 15 al 30 de marzo con toque de queda nocturno y cese de actividades presenciales. 
Ya no hay médicos disponibles para atender al rebalsado sistema de terapia intensiva de la región más rica y poblada de Brasil. 

En función de esto, las autoridades tomaron medidas extremas de aislamiento que incluyen suspensión de todos los partidos (aun los que se juegan sin público) del campeonato paulista de fútbol, las celebraciones de todos los cultos religiosos, el funcionamiento de oficinas y locales comerciales y las clases escolares, aunque se mantendrán abiertas las escuelas para apoyo y comedores, consignó ayer Télam.

Hay 9.000 internados en terapia intensiva: casi la mitad, menores de 50 años, a causa de la devastadora cepa del coronavirus detectada en el Amazonas, que llevó al país en el país a encabezar mundialmente el ranking de decesos en la última semana.

La ocupación de camas de terapia intensiva llegó al 100 % en los mayores hospitales de San Pablo y en total el estado tiene una ocupación hospitalaria del 87 % cuando el 17 de febrero era del 66 %.

La segunda ola, con la variante de Manaos, llevó al extremo a los tres estados del sur -Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná- y ahora San Pablo también está al límite.

COMPARTIR: