Viernes 20 de Mayo de 2022

Hoy es Viernes 20 de Mayo de 2022 y son las 11:42 - Corrientes registra 346 casos nuevos de Coronavirus: 88 en Capital y 258 en el Interior Durante labores de contralor, demoraron a dos personas que circulaban a bordo de una motocicleta adulterada En Mercedes, Salud Pública realiza acciones intensivas para cerrar el brote de Covid-19 El ministro López Desimoni desplegó una amplia agenda de trabajo en el interior Se realizó doble operativo de ablación multiorgánica en Corrientes La campaña de vacunación “casa por casa” ya alcanzó a más de 1.060 mayores de 65 años de la Capital Llegaron vacunas de Astrazeneca, Sputnik V y Sinopharm

10 de mayo de 2022

Equinoterapia: la ausencia de una ley dificulta el tratamiento a las familias

Una kinesióloga que trabaja en Goya explicó la importancia de una norma. El costo del servicio es alto y muchas obras sociales no lo cubren. Abordan las áreas social, motora y emocional.

La equinoterapia es un tratamiento terapéutico de algunos trastornos, enfermedades y discapacidades en el que el paciente establece algún tipo de relación sensorial con un caballo.

En Argentina, no existe una ley nacional que promueva y fiscalice lo atinente a terapias con animales. Al respecto, habló Gabina Ojeda, kinesióloga de Carolina, en el departamento Goya, que ofrece este servicio a niños, adolescentes y adultos. 

La falta de regulación dificulta la cobertura de obras sociales y muchos deben abandonar los tratamientos y otros ni siquiera pueden iniciarlos. Los resultados finales son muy alentadores y, por eso, existe un grupo nacional que fomenta una ley para que todos tengan una igualdad de oportunidades. 

13 sociedad f5.jpg

Foto: Gentileza

El tratamiento

"La equinoterapia nos permite proporcionar y adecuar el espacio más natural para el desarrollo de actividades donde el caballo es un medio facilitador y de interacción permanente.  Tenemos objetivos variados, trabajamos la actividad motora, dificultad motriz y también coordinación y equilibrio de emociones. Es un trabajo muy amplio. Podemos abarcar muchas áreas. Es un complemento para terapias clásicas", dijo Gabina a República de Corrientes.  

En Goya, el único lugar donde se hace este tratamiento es en la casa de Gabina, donde adaptó su patio para dar este servicio. En el interior de la provincia, hay otros grupos de profesionales en Esquina, Bella Vista y Curuzú Cuatiá. Todos están nucleados dentro de la Asociación Argentina de Equinoterapia. 

"Esta terapia está recomendada desde hace varios años. Logramos beneficios para el paciente en ambientes propicios. Trabajamos con personas que tienen afecciones orgánicas genéticas o emocionales y desde una edad temprana, siempre teniendo en cuenta el diagnóstico de base. Con este trabajo, facilitamos la actividad terapéutica, usamos caballos preparados y atendemos diversas patologías", comentó la kinesióloga que trabaja con este tratamiento hace cuatro años. 

 

"Trabajamos con 
personas que tienen afecciones orgánicas genéticas o 
emocionales y desde una edad temprana, siempre teniendo en cuenta el diagnóstico de base"

GABINA OJEDA
KINESIÓLOGA 

 

En el país, hay una fundación de equinoterapia en Córdoba, que también brinda capacitaciones para los profesionales que quieren hacer esta especialidad. En su caso, estudió en Buenos Aires y en Santa Fe. En Goya, trabajó  con Jorge Trainor, con quien hacían esta actividad en el regimiento.

"Los resultados demuestran que esta terapia fortalece mucho al niño, mejora su situación emocional, la ansiedad y el ánimo. El paciente se siente diferente desde el primer momento que va a montar a un animal tan grande. El caballo es perceptivo, es un animal muy sensible y esto favorece mucho al paciente. Podemos tener muchos resultados positivos en los niños, desde una pequeña emoción y el ánimo, hasta respetar el lugar y el tiempo del otro. Son incontables los beneficios sensoperceptivos, motrices y sociales", contó. 

13 sociedad f3.jpg

Foto: Gentileza

Una ley

"Aún no está reglamentada la ley de equinoterapia. Entonces, nos vemos acotados en la cobertura de actividades con obras sociales. El costo para los pacientes es muy alto. Esta actividad requiere cuidado del animal y del ambiente, y todo lo que se usa para esta actividad como las protecciones y seguros. Tenemos altibajos por no pertenecer a ninguna organización, recibimos ayuda económica de personas solidarias para cubrir algunos gastos del animal o elementos para la actividad", expresó Gabina. 

La cobertura social "sería ideal para estar regulados". Para Gabina, esta ley "se está moviendo", pero "de manera muy lenta". "No se está dando la relevancia que debería tener y los pacientes necesitan cobertura", dijo. 

"Necesitamos esta ley para que las obras sociales reconozcan la actividad como tal, que no es una actividad alternativa y sí complementaria. Los pacientes tienen que poder tener una cobertura social y nosotros también poder solventar los gastos sin necesidad de pedir ayuda externa. Nos ayudan con alimentos para el caballo", señaló. 

13 sociedad f4.jpg

Si bien reconoce que existen muchos gastos y poco rédito económico, expresó que "lo hacemos con mucho cariño porque vemos los resultados permanentes y la relación del niño con el animal es impresionante". 

"Vamos a seguir haciendo esta actividad hasta que se reconozca como una terapia complementaria. Los pacientes son contenidos y se ven los cambios. Los pacientes están entusiasmados y es admirable cómo se comprometen con otro ser", finalizó.

El movimiento que realiza el caballo al andar es muy parecido al que hacen las personas al caminar. Al subirse a uno, quien tiene un trastorno motor utiliza los mismos músculos que se emplean al caminar, a la vez que trabaja su postura, mejora su calidad de vida y favorece su inclusión social.

COMPARTIR: