Lunes 15 de Agosto de 2022

Hoy es Lunes 15 de Agosto de 2022 y son las 13:29 - Corrientes registra 346 casos nuevos de Coronavirus: 88 en Capital y 258 en el Interior Durante labores de contralor, demoraron a dos personas que circulaban a bordo de una motocicleta adulterada En Mercedes, Salud Pública realiza acciones intensivas para cerrar el brote de Covid-19 El ministro López Desimoni desplegó una amplia agenda de trabajo en el interior Se realizó doble operativo de ablación multiorgánica en Corrientes La campaña de vacunación “casa por casa” ya alcanzó a más de 1.060 mayores de 65 años de la Capital Llegaron vacunas de Astrazeneca, Sputnik V y Sinopharm

13 de julio de 2022

En 2018 escribió un tuit viral y su vida cambió para siempre: “La gente inventa que la historia es suya”

Celeste compartió una anécdota que le pasó hace muchos años en un trabajo y a partir de allí todo se modificó. Hasta le piden sacarse fotos con ella, según le contó a TN.

El 8 de abril de 2018, Celeste Busson Ibarra abrió la aplicación de Twitter en su celular y buceó dentro de la red social sin demasiada expectativa. Estaba en la ruta, era de noche y viajaba en el asiento de acompañante. Su atención se despertó cuando leyó a otra joven que propuso lo siguiente: “Cuéntenme situaciones en las que renunciaron o los echaron de algún trabajo”.

Celeste se rió sola al recordar su historia. Pensó si era conveniente escribirla y si valía someterse a la incertidumbre de Twitter, en donde una simple anécdota personal puede convertirse en la excusa perfecta para un ataque sin límites.

En aquella oportunidad optó por revelarla: “Mi primer trabajo en una oficina: un compañera me pide que le alcance los remitos (yo no sabía qué eran), le llevé los palitos para revolver el café (porque tienen forma de remos chiquitos). Toda la oficina se me cagó de risa. Al día siguiente renuncié por teléfono por vergüenza”.

El tuit viral que Celeste escribió el 8 de abril de 2018 (Captura: Twitter @Celestenska).

El tuit viral que Celeste escribió el 8 de abril de 2018 (Captura: Twitter @Celestenska).

Actualmente el tuit cuenta con más de ocho mil retuits y 55 mil likes. Un buen número para la red social que sin embargo no llega a dimensionar todo lo que aconteció posteriormente en la vida de Celeste.

Un tuit viral y una repercusión que aún la sorprende

Por empezar, en su biografía de Twitter sumó aquel episodio como parte de su descripción personal: “Profe de sueco, cervecera y lingüista de corazón, entre otras cosas... Ah, también soy la de los remitos”.

En diálogo con TN, contó que jamás imaginó que un tuit tuviera tanta repercusión: “Me encontré con gente contando esa anécdota como propia, que inventa que la historia es suya. Hasta que les digo que me pasó a mi y se quieren morir”.

Hace algunos meses, Celeste publicó una foto con un remo gigante cuando otra usuaria le recordó el tuit (Captura: Twitter @Celestenska).

Hace algunos meses, Celeste publicó una foto con un remo gigante cuando otra usuaria le recordó el tuit (Captura: Twitter @Celestenska).

Celeste estudió sueco durante muchos años, incluso perfeccionó el idioma en el país europea. Se casó con Lucas, tuvieron a Elián y se mudaron a Entre Ríos, en donde comparten un emprendimiento de cerveza artesanal.

De aquel suceso recuerda que -por ser Twitter- esperaba más comentarios negativos. “Cuando llegué a mi casa no entendía bien por qué tanto furor. Es una anécdota graciosa que tengo incorporada y jamás me pareció tan relevante. Pero a partir de ahí muchos mensajes cariñosos, gente que me reconoció por la calle”, reveló.

“Imprimieron tazas con el tuit. Personas que no conozco, eh. O ir a fiestas y que me presenten con otras personas diciendo que soy ‘la chica del tuit de los remitos’. Pero sin dudas que lo más importante, lo que más me cambió, es que descubrieron que soy profesora de sueco y cada vez tengo más alumnos. Estoy orgullosa de ser profesora de tuiteros”, agregó.

Actualmente vive en Entre Ríos junto a Lucas -su marido- y Elián -su hijo-. Tiene un emprendimiento de cerveza artesanal (Foto: Facebook Celeste Busson Ibarra).

Actualmente vive en Entre Ríos junto a Lucas -su marido- y Elián -su hijo-. Tiene un emprendimiento de cerveza artesanal (Foto: Facebook Celeste Busson Ibarra).

En relación al hecho de los remitos contó que sucedió en una empresa familiar en Buenos Aires, lugar en el que ella nació y vivió hasta mudarse a Entre Ríos. “No estaba bueno el trabajo, yo ya quería renunciar. Había ido a hacer un reemplazo por tres meses”, explicó.

Celeste no llegó a cumplir los 60 días. Un poco por su malestar, otro tanto por la historia del tuit y en definitiva porque nunca le pagaron lo que le debían. “Me maltrataban todos. Un ambiente horrendo”, rememoró.

Me encantó renunciar, no me gustaban los trabajos de oficina. Todo lo que vino después fue mucho mejor y más acorde conmigo. De ahí comencé a trabajar en la industria aeronáutica”, manifestó.

“Hace poco una amiga ingresó a un trabajo y uno de sus nuevos compañeros le contó la historia como si fuese suya. Me llamó para que yo le dijera a él que estaba mintiendo, que la anécdota era mía”, indicó.

Sobre el final contó que lo más asombroso le ocurrió hace poco en la Colonia Rincón del Gená, una aldea entrerriana con “tres o cuatro casitas” que visitó para acudir al cumpleaños número 60 de un hombre de la zona.

“Se me acercó una chica y me dice: ‘Me dijeron que vos sos Celeste, la de los remitos, y me quiero sacar una foto con vos’. Fue un montón”, completó Celeste, entre risas.

COMPARTIR: