Domingo 14 de Agosto de 2022

Hoy es Domingo 14 de Agosto de 2022 y son las 15:31 - Corrientes registra 346 casos nuevos de Coronavirus: 88 en Capital y 258 en el Interior Durante labores de contralor, demoraron a dos personas que circulaban a bordo de una motocicleta adulterada En Mercedes, Salud Pública realiza acciones intensivas para cerrar el brote de Covid-19 El ministro López Desimoni desplegó una amplia agenda de trabajo en el interior Se realizó doble operativo de ablación multiorgánica en Corrientes La campaña de vacunación “casa por casa” ya alcanzó a más de 1.060 mayores de 65 años de la Capital Llegaron vacunas de Astrazeneca, Sputnik V y Sinopharm

18 de julio de 2022

La mesa de decisiones del Gobierno: cómo es el diálogo entre Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Massa

La realidad impuso una vía de consultas cruzadas que expone la delicada situación por la que atraviesa el Ejecutivo, que tiene entre sus objetivos calmar a la CGT y a las organizaciones sociales.

Muchos están preocupados por adivinar cuándo Cristina Kirchner asestará una nueva crítica a Alberto Fernández. Sin embargo, la próxima crisis económica puede ser aún más demoledora que la propia vice.

El Gobierno sumergió al país en dos crisis simultáneas: la política y la económica, y quedó en evidencia su palmaria incapacidad de resolverlas.

La realidad terminó por imponer una mesa de consulta donde se sientan Alberto, completamente debilitado; Cristina, aterrada ante un abismo que la puede arrastrar a ella, y Sergio Massa, expectante -quizá tenga razón cuando sostiene que el Gabinete necesitaba mucho más que el cambio de un ministro de Economía-. Una mesa que se reúne y conversa dos o tres veces por semana. Un punto precario de encuentro frente al vacío y el mareo del precipicio. Pero pensar que Cristina está callada es una ingenuidad: manda a otros a hablar y a cuestionar.

Sin embargo, la crisis económica puede ser más imparable que la propia vice.

La mesa de decisiones del Gobierno: cómo es el diálogo entre Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Massa

Durante los primeros quince días de Silvina Batakis empeoraron todos los índices: subió el riesgo país, los bonos soberanos y acciones anotaron fuertes caídas, las cotizaciones del dólar treparon en promedio 20 por ciento y el BCRA aumentó el ritmo de emisión. Además, Batakis mostró que no tiene un plan consistente y no explica cómo reducirá el gasto público y la emisión y la inflación.

Por otro lado, las consultoras, que hasta hace apenas 20 días eran tímidas a la hora de pronosticar índices de inflación superiores al 75 por ciento, ya saltaron al rango del 85 por ciento y prevén, para fin de año, un dólar oficial de $166 a $170 y un dólar contado con liquidación (CCL) en torno a $350 o $360 -brecha que seguirá en torno al ciento por ciento-.

La idea de Cristina de impulsar un Salario Básico Universal o algún tipo de bono o la promesa del Gobierno de reabrir paritarias apuntan a tranquilizar a la CGT y a los movimientos sociales. Pero también desnuda que la única estrategia que se le ocurre es colocar más pesos en la calle, que se volcaran a más inflación.

El 11 de agosto se conocerá el índice de inflación de julio, que podría alcanzar un 8 por ciento. La CGT marchará apenas una semana después.

El malhumor social está extendido. Dependerá del propio Gobierno evitar un error de gestión que desencadene la próxima crisis económica.

La pregunta correcta tal vez no sea cuándo habla Cristina, sino cómo saldremos de la próxima crisis económica.

COMPARTIR: