Sábado 13 de Agosto de 2022

Hoy es Sábado 13 de Agosto de 2022 y son las 12:05 - Corrientes registra 346 casos nuevos de Coronavirus: 88 en Capital y 258 en el Interior Durante labores de contralor, demoraron a dos personas que circulaban a bordo de una motocicleta adulterada En Mercedes, Salud Pública realiza acciones intensivas para cerrar el brote de Covid-19 El ministro López Desimoni desplegó una amplia agenda de trabajo en el interior Se realizó doble operativo de ablación multiorgánica en Corrientes La campaña de vacunación “casa por casa” ya alcanzó a más de 1.060 mayores de 65 años de la Capital Llegaron vacunas de Astrazeneca, Sputnik V y Sinopharm

27 de julio de 2022

Del tiento al microchip: la maravillosa historia evolutiva de las pelotas de los Mundiales

Desde que se jugó la primera Copa del Mundo, en 1930, el formato de los balones estuvo en el centro de la escena. Un recorrido sinuoso por un camino que comenzó hace casi un siglo.

Diego Maradona está sentado en la sala de conferencias del Peter Mokaba Stadium de Polokwane, Sudáfrica, y una pregunta le cambia el semblante. La Selección acaba de ganarle 2 a 0 a Grecia, por la zona de grupos del Mundial 2010, cuando esa consulta lo invita de manera directa a una crítica feroz. “¿La cancha y la pelota influyeron para que Argentina no pudiera resolver el partido antes?”, pregunta un periodista. Y aunque todavía no dijo una palabra, en sus ojos ya está la respuesta: el Diez, en un momento inverosímil, le declara la guerra a una pelota de fútbol.

Leé también: La pelota para el Mundial de Qatar se llama “Al Rihla”

El 22 de junio de 2010 Maradona, entonces, desde Sudáfrica, lanza un discurso que refleja lo que piensan jugadores, entrenadores y especialistas. “Mirá, yo sé que la cancha y la pelota son para los dos, eso es así, pero hay un atenuante: los dos no tienen el mismo pie. Entonces, ¿a quién va a perjudicar si la pelota viaja como viaja y rebota como rebota?”, dice, cada segundo más enojado. Maradona, por ese entonces DT de la Selección, se refiere de manera puntual a Jabulani, el balón más polémico de la historia de los Mundiales.

“Esta pelota es imposible, yo lo viví personalmente en los entrenamientos. No dobla, viejo, no dobla. Cuando la querés tirar al segundo palo se te cae. Es imposible agarrarla. La pelota viene haciendo así (mueve las manos como para dar a entender que resulta inestable) en un cambio de frente”, detalla Maradona, en una crítica que a lo largo de esa Copa del Mundo se repitió desde todos los seleccionados. El único que pudo dominarla por completo fue el uruguayo Diego Forlán.

COMPARTIR: