Sábado 1 de Octubre de 2022

Hoy es Sábado 1 de Octubre de 2022 y son las 02:51 - Corrientes registra 346 casos nuevos de Coronavirus: 88 en Capital y 258 en el Interior Durante labores de contralor, demoraron a dos personas que circulaban a bordo de una motocicleta adulterada En Mercedes, Salud Pública realiza acciones intensivas para cerrar el brote de Covid-19 El ministro López Desimoni desplegó una amplia agenda de trabajo en el interior Se realizó doble operativo de ablación multiorgánica en Corrientes La campaña de vacunación “casa por casa” ya alcanzó a más de 1.060 mayores de 65 años de la Capital Llegaron vacunas de Astrazeneca, Sputnik V y Sinopharm

22 de septiembre de 2022

En un clima de creciente tensión política, el oficialismo busca aprobar la reforma de la Corte Suprema

Por orden de Cristina Kirchner, la Cámara Alta sesionará desde las 14.30. Juntos por el Cambio no dará quórum. El Frente de Todos ensayó cambios en el proyecto para internar conseguir el apoyo de aliados: quieren llevar a 15 el número de miembros del máximo tribunal.

Este jueves, un día antes de que Cristina Kirchner hable ante la Justicia en el juicio por el manejo de la Obra Pública, el oficialismo avanzará en el Senado con la reforma de la Corte Suprema. Luego de intensas negociaciones y por orden de la Vicepresidenta, el Frente de Todos buscó consensuar internamente y con aliados un nuevo texto e intentará darle media sanción al proyecto. Sin embargo, tiene casi nulas chances de avanzar luego en la Cámara de Diputados, donde buscará frenarlo la oposición.

Juntos por el Cambo rechazó públicamente la movida oficialista y no acompañará el quórum en el recinto de la Cámara Alta. Si el oficialismo lo consigue, los senadores opositores bajarán luego al recinto a manifestarse en contra. Se esperan duros cruces con el Frente de Todos. La sesión está prevista para las 14.30 y no fue confirmado si participará la Vicepresidenta.

El oficialismo negoció con propios y aliados para aprobar la reforma de la Corte Suprema

“Acá parece que si Cristina no los caga a pedos, nadie se mueve”, señalaban el bloque oficialista de la Cámara Alta el miércoles por la tarde. La decisión de volver a avanzar con la reforma de la Corte no fue sorpresiva por la decisión en sí misma, que se venía discutiendo hace semanas, sino por el modo en el que se definió la convocatoria.

El jefe del interbloque del FdT en el Senado, José Mayans, notificó por la mañana a los titulares de los bloques opositores sobre la sesión este jueves antes de que la convocatoria oficial existiera y de que el oficialismo tuviera garantizado los votos para llevarla a cabo.

Los jueces de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti (Foto: Centro de Información Judicial).

Los jueces de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti (Foto: Centro de Información Judicial).

El plan para reformar el máximo tribunal quedó trabado hace ya dos meses y medio. El oficialismo tenía previsto tratarlo un una sesión el el 7 de julio y cuando todo esta preparado para hacerlo, horas antes, desavenencias internas obligaron a dar marcha atrás.

La iniciativa que hasta ahora impulsaba la mayor parte del Frente de Todos- y que tuvo dictamen de comisión el 29 de junio- tomó base un proyecto presentado por los gobernadores oficialistas semanas antes. El texto amplía el número de miembros de la Corte a 25. Pero no era el único.

El oficialista puntano Adolfo Rodríguez Saá había presentado una reforma que llevaba los miembros a 9, con representación por regiones y paridad de género; el rionegrino Alberto Weretilneck (aliado habitual del FdT) proponía 16 miembros, también con representación federal por regiones y de género; la riojana Clara Vega, que desde el cambio de Gobierno acompaña al oficialismo, no planteaba un cambio de integrantes, sino que apuntaba a la paridad de género, pero la legisladora consideraba excesivo los 25 miembros.

El Frente de Todos y un conteo senador por senador para conseguir el quórum propio

El Frente de Todos tiene 35 senadores. Para iniciar una sesión y aprobar el proyecto, se necesitan 37. Inicialmente el oficialismo daba por garantizado el acompañamiento de la misionera Magdalena Solari Quintana (Frente de la Concordia) y tenía grandes posibilidades de “convencer” a Vega. Sin embargo, hasta ahora Rodríguez Saá rechazó acompañar -algo que generó enojo en el kirchnerismo- y lo mismo hizo el aliado Weretilneck.

Si a esto se suma que el oficialista Maurice Closs se está recuperando de una operación y no participará de sesiones por otras dos semanas, el número para avanzar sobre la Corte era de 35 senadores hasta este miércoles.

El senador oficialista, Adolfo Rodríguez Saá, le trajo problemas al Frente de Todos para aprobar la reforma de la Corte Suprema (Foto: Télam).

El senador oficialista, Adolfo Rodríguez Saá, le trajo problemas al Frente de Todos para aprobar la reforma de la Corte Suprema (Foto: Télam).

Finalmente, según indicaron fuentes de la bancada oficialista, se acordó un nuevo texto a medio camino para garantizar el acompañamiento de Rodríguez Saá, Weretilneck y Vega: la reforma apuntará a llevar a 15 el número de integrantes de la Corte Suprema.

“El proyecto solo modifica un artículo del decreto ley que reglamenta la cantidad de integrantes de la Corte. Había que acordar nada más el número. El resto de las cosas, como la regionalización o federalización, se van a reglamentar con un decreto posterior del Poder Ejecutivo”, indicaban en la bancada oficialista este miércoles.

El interbloque Juntos por el Cambio, que está compuesto por 33 senadores, ya decidió que no acompañará con el quórum. Tampoco acompañará la cordobesa Alejandra Vigo, que responde al gobernador de la provincia Juan Schiaretti. En el entorno de la senadora anticiparon que directamente no participará de la sesión.

Aunque apruebe la reforma de la Corte en el Senado, el oficialismo tendría problemas para avanzar en Diputados

Si el Frente de Todos y aliados finalmente logra este jueves, después de dos meses, aprobar la reforma de la Corte Suprema en el Senado, el proyecto igual tendrá pocas chances de convertirse en ley. En la Cámara de Diputados, el oficialismo tiene mayores dificultades para conseguir mayorías que en la Cámara Alta. La expectativa de Juntos por el Cambio es frenarla allí.

El Frente de Todos cuenta hoy con 118 diputados, a los que se sumarían cuatro de Provincias Unidas (dos misioneros y dos rionegrinos de los partidos que acompañarán en el Senado) y uno del Movimiento Popular Neuquino. Esto es, 123 legisladores, lejos de los 129 necesarios para sesionar.

Los jefes de los bloques de Juntos por el Cambio en Diputados y el Senado (Foto: JxC).

Los jefes de los bloques de Juntos por el Cambio en Diputados y el Senado (Foto: JxC).

Requeriría, entonces, del apoyo del Interbloque Federal, compuesto por ocho diputados del socialismo, del peronismo bonaerense y del cordobés (del mismo espacio que la senadora Vigo, que no acompañará en el Senado). El jefe de la bancada, Alejandro “Topo” Rodríguez, advirtió anoche: “La Reforma de la Corte no se tratará en la Cámara de Diputados”.

Es decir, la iniciativa corre riesgo que de quedar trabada en la Cámara Baja como ocurrió con otros proyectos que apuntan al Poder Judicial, como la reforma judicial del fuero federal, la del Ministerio Público Fiscal y la del Consejo de la Magistratura.

En Diputados advierten, tanto en la oposición como en algunos sectores del oficialismo, que, al inicio del debate del Presupuesto 2023 que requerirá consensos, no parece ser el mejor momento para tratar este tema.

COMPARTIR: